Octubre 4, 2022 Noticias

Retiro Apoderadas CSA

RECIBÍ, ENTREGUÉ, RESPIRÉ Y VIVÍ AMOR

 

Desde el martes 6 al lunes 12 de septiembre un grupo de diez apoderadas, que pertenecen a los grupos de pastoral del CSA, viajó a San José donde realizaron una experiencia de diez días en el puesto San Agustín. Con alegría y entusiasmo vivieron bajo el lema: “No temas, que yo te he rescatado, te llamé por tu nombre y tú eres mía” (cf Is 43, 1).

Julita Barra nos cuenta: “En la Patagonia el que se apura pierde el tiempo”… y cómo me hace sentido ese simple mensaje que me hizo click y lo cambió todo, y hoy ya de regreso resuena en mi cabeza una y otra vez.

¡En San José recibí, entregué, respiré y viví AMOR! Me reencontré conmigo misma, con lo más profundo de mi alma, me perdoné, me acepté, me abracé. Me di cuenta que mis debilidades son parte de mí y, a partir de eso, a no juzgar nunca las debilidades de los demás. Que yo soy un don de Dios, que cada uno de nosotros es un don de Dios y que Cristo vive en cada uno de nuestros corazones. Y que rechazarme a mí o a los demás ¡es como rechazar a Dios!

¡Si! Gozamos muchísimo. Hoy, completamente feliz, puedo decir que en San José logramos vivir “El gozo de Dios”, esa profunda alegría espiritual que el Espíritu Santo infundió en nuestros corazones. Di el paso, salté y Él me recibió con los brazos abiertos, mirándome con ternura, recordando que hoy y siempre he sido su hija amada y que no dude nunca en ir a su encuentro. No importa cuántas veces me pierda, siempre estará esperando por mí.

Me pasó algo impresionante, Jesús resucitó en mí. “Por eso yo voy a seducirla; la llevaré al desierto y hablaré a su corazón” (Os 2, 14).